La región de Valpolicella queda en Veneto, al norte de Italia, vecina de Friuli-Venezia Giulia, Trentino Alto Adige y Lombardía. Fue la primera apelación italiana de valor.

Su vino más famoso es el Amarone della Valpolicella porque ganó su estatus de DOCG – Denominación de Origen Controlada y Garantizada en el 2009 y es uno de los grandes vinos de Iatlia pero no es lo único que produce Valpolicella.

Su nombre está compuesto en lenguaje latín y griego antiguo, significa «Valle de Muchas Bodegas» y también es conocida como «La Perla de Verona». Existen datos que confirman que hacen vinos desde la Grecia Antigua.

En esta región sus variedades de uva son nativas, propias de la zona, y se benefician del clima frío. Los vinos tintos se producen con las siguientes variedades:

  • Corvina. Es una uva con una cáscara oscura con mucho sabor y es la base para los vinos tintos de la Valpolicella. Aporta taninos (amargor) y aromas (cereza).
  • Rondinella. Aporta color y cuerpo junto con aromas florales.
  • Molinara. Le agrega la acidez, y hoy en día es bien escasa.
  • Corvinone. En las mezclas aporta redondez y sabores a cereza.

Dentro de Valpolicella podemos clasificar los vinos en cinco niveles, te los ordeno desde mayor producción hacia los más exclusivos:

  1. Valpolicella Classico DOC
  2. Valpolicella Superiore DOC
  3. Valpolicella Superiore Ripasso DOC
  4. Amarone della Valpolicella DOCG
  5. Recioto della Valpolicella DOCG

En esta ocasión nos vamos a centrar en el Valpolicella Classico DOC – Denominación de Origen Controlada. Por ley un vino tinto Valpolicella DOC debe llevar en su mezcla de 45% a 95% de Corvina, luego de un 5% a 30% de Rondinella, y el resto de la mezcla de Molinara. La uva Corvinone se puede sustituir hasta un 50% en vez de la uva Corvina. Este estatus es el que más se produce en la zona.

Los vinos Valpolicella Classico DOC son vinos tintos de cuerpo ligero, es decir, que sus piernas en la copa caen rápido sin tanta viscosidad, y en el paladar es fácil de degustar con final corto.

Son vinos que no se envejecen en barrica de madera, solo se fermentan en tanque de acero inoxidable. Considerados vinos «ready to drink» – para tomar jóvenes, en máximo cinco años.

Sus taninos son bajos igual que el porcentaje de alcohol entre 11% y 12%, pero cuenta con una alta acidez es por eso que se recomienda servirlo frío a unos 12º Celsius.

Entre sus aromas y sabores predomina la cereza no madura, ciertas características terrosas y mucha hierba aromática.

Los Valpolicella Classico DOC son versátiles con las comidas. Entre los acompañamientos ideales puedo recomendar pastas con slasa rojas, pizzas, barbacoa, hamburguesas e inclusive pollo rostizado.

Mi recomendación:

Antichello Valpolicella DOC de Villa Santa Sofía. Su mezcla es 70% Corvina, 20% Rondinella y 10% Corvinone. De acidez alta, fermentado solo en tanques de acero inoxidable, con tres meses envejecido en botella antes de salir a la venta. 12% de alcohol.