El viernes 17 de abril celebramos el #MalbecWorldDay en El Salvador. Nos conectamos en línea más de 50 amantes del Malbec, todos con su Malbec Argentino favorito.

Esta celebración se viene haciendo mundialmente desde el 2011 por la entidad Wines of Argentina que promueve la marca e imagen país de los vinos argentinos por el mundo.

Para celebrar organicé una clase en línea sobre el Malbec, les conté del viaje que hizo el Malbec desde el viejo hacia el nuevo mundo, y la razón por la cual celebramos mundialmente siempre un 17 de abril.

La historia del Malbec no comienza en la Argentina como la mayoría creemos, por el hecho de que en nuestro mercado consumimos vinos de esa región. El Malbec nace en Francia en el pueblo de Cahors, esto está a 200 kms al sur de Burdeos. Se dice que fueron los romanos quienes llevaron esta variedad de uva en el año 150 después de Cristo, y desde entonces fue muy apreciado por grandes escritores y reyes, porque aún después de la caída del Imperio Romano los vinos de Cahors mantuvieron su alta reputación.

Al llegar la Edad Media fue Leonor de Aquitania quien, en su segundo matrimonio, son el rey Enrique II de Inglaterra, establece un lazo estrecho político y económico entre Francia e Inglaterra. De esta manera los vinos de Cahors comienzan a exportarse a los mercados ingleses. Este lazo lo continuó apoyando el reinado de Enrique III, tanto le gustaban los vinos que les llamaba “los vinos oscuros de Cahors” – porque el vino de Cahors es de color muy oscuro y de sabores muy fuertes. 

Se viene la Guerra de los 100 años y así también un mal momento para los vinos de Cahors. Sin embargo, en el siglo XV reconstruyen los viñedos después de la guerra y en 1531 ingresan los vinos de Cahors a la corte del rey de Francia. Durante el siglo XVII y XVIII los vinos de Cahors son conocidos en otros mercados a parte de Inglaterra, en Rusia, por ejemplo, era consumido para celebrar la Santa Misa. 

Lastimosamente llegan las malas noticias para los vinos de Cahors en el siglo XIX. Primero Burdeos le cierra las puertas de su canal para las exportaciones hacia Inglaterra, y segundo, llega la filoxera, acabando con casi todos los viñedos de Cahors y toda Francia.

La historia del Malbec no termina ahí, este solo es el inicio, porque durante ese mismo período en la década de los 1840 y 1850 en el otro lado del mundo, en Suramérica, daban comienzo a las Quintas Normales, cuyo objetivo principal era cuidar las vides nacionales de las regiones. 

Pensaríamos que el Malbec llegaría primero a Argentina, pero no fue así. El Malbec primero llega a Chile en 1840, porque es ahí donde se funda la primera Quinta Nacional, y los chilenos con la ambición de superarse comienzan a importar variedades de uvas francesas como el Cabernet Sauvignon, el Pinot Noir y el Malbec; y al mismo tiempo las técnicas de vinificación con el apoyo de especialistas franceses, entre ellos el señor Michel Aimé Pouget. 

Mientras Chile avanza, Argentina está estancada por sus problemas políticos, pero en 1853 logra recuperar el tiempo perdido fundando la Quinta Normal de Mendoza, y es un 17 de abril de 1853 que presentan el proyecto de incluir en la Argentina las variedades de uvas francesas y la fundación de una Escuela de Agricultura. El proyecto se aprueba y ponen al mando al francés Michel Aimé Pouget quien con su experiencia logra cultivar esas variedades, incluida el Malbec, en toda la Argentina. La Quinta Nacional de Mendoza se cierra en 1858 por falta de presupuesto, pero Pouget continúa trabajando en apoyar la industria del vino hasta su muerte. 

Desde esa fecha el Malbec se adaptó muy bien a los suelos y climas de Argentina, especialmente en Mendoza. Los locales la cultivaron con mucho cuidado e interés, lo que permitió que el Malbec se posicionará como la uva emblemática de la República de Argentina, siendo el 17 de abril de 1853 el Día Mundial del Malbec. 

El Malbec Argentino sigue haciendo historia, no solo en su nuevo mundo, sino que a nivel mundial. 

En lo personal, el Malbec me sigue conquistando, como el primer día en que nos conocimos en Mendoza, región a la que le aguardo especial cariño porque fue mi la primera región vinícola que conocí donde me terminó de convencer que mi pasión es el vino.

¡Un brindis por el Malbec!

*****

Referencia: Historia del Malbec por Pablo Lacoste.