El trayecto de la Toscana a Piemonte por la autostrada son aproximadamente cinco horas y en línea recta, y podemos contar noventa y cuatro túneles sobre la carretera, en el que cada túnel es un atajo hacia una colina o montaña. Piemonte está al noreste de Italia, es una zona bastante aislada, pero esto le ha ayudado a preservar las tradiciones, la cocina y el vino local.

En español se le dice Piamonte y en italiano, Piemonte. Su nombre significa “pie de la montaña”, está rodeado por montañas en sus tres lados: los Alpes y los Apeninos. Solamente la frontera del este con Lombardía y Milán tiene un acceso sin el paisaje de las montañas. Su capital es Turín, al centro de la región, una de las ciudades más grandes de Italia y es el hogar del Fiat. Son las montañas y el Valle Po los que ocupan el mayor espacio de la región, solo dejando un 30% de la tierra para viñedos en laderas.

El estilo de producir vino es muy similar al de su vecino Francia. Su alma gemela sería la Borgoña. Los viñedos son pequeños, una finca promedio en Piemonte es de 1.2 a 2 hectáreas. Sus tradiciones fueron moldeadas por monjes benedictinos y su filosofía es la perfecta adaptación de una sola uva, como el Pinot Noir en la Borgoña.

Los mejores vinos de Piemonte vienen ya sea en las estribaciones de los Apeninos al sur o de los Alpes al norte. Generalmente tiene un clima continental: inviernos helados y veranos calientes y secos.  Los otoños son templados con mucha neblina especialmente al sur, son extremadamente beneficiosas para las variedades de uva que maduran tarde como la Nebbiolo, su variedad más fina.

En toda Italia, solo Piemonte compite con Toscana por sus grandes tintos. Fue la primera región en Italia en reconocer la importancia de elaborar vinos separados de viñedos excepcionales, es decir un “single vineyard”, un concepto que los de la Borgoña y otras regiones de Francia habían practicado por años.  

En volumen Piemonte produce más vinos de denominación que otra región en Italia y también tiene el número más alto en zonas de denominación, en total son 42 DOC y 17 DOCG. El 84% de la producción de vino es DOC o DOCG y su 90% del vino proviene del sur de la región de dos áreas específicas: Alba, en la parte central sur, y Asti & Alessandria, al sur este.

Piemonte tiene tres uvas rojas principales. La Nebbiolo es proderosa, estructurada, y con taninos; su nombre viene de la palabra italiana: nebbia, que significa neblina. La Barbera elabora vinos serios y de consumo diario. Y la Dolcetto produce vinos simples y frutales. Hay una cuarta uva, la Albarossa, esta fue concebida en 1938 por el Profesor Giovanni Dalmasso uniendo la Barbera con el Nebbiolo. La Albarossa produce vinos de color oscuro con mucha fruta madura.  

Sus dos variedades blancas son la Muscat con aromas florales, que se da muy bien en el área de Asti; y la Cortese que produce vinos blancos secos de sabores delicados, la especialidad del área de Gavi.

El área de Alba es un área pequeña, la más reconocida internacionalmente, es famosa por las trufas blancas, pero sobre todo por el vino que los puso en el mapa: el Barolo DOCG.

El Barolo estuvo en la lista de los primeros vinos italianos en obtener el estatus DOCG en 1980 y a veces se le refiere como el rey de los vinos. El Barolo es austero y tánico siendo joven, y requiere de muchos años de envejecimiento para degustarlo, la decantación y la aeración ayuda a suavizar el vino. Su longevidad esta presagiada por sus regulaciones de producción. El vino debe envejecerse por lo menos tres años antes de salir a la venta y se debe producir solo de Nebbiolo.  

Les comparto mi recomendación: G.D. Vajra Albe Barolo DOCG. Es la mezcla de viñedos Barolo en alta elevación. Como los viñedos están a diferentes alturas se puede ver el sol salir tres veces, de ahí su nombre Albe. Se envejeció 30 meses en barriles grandes de roble de Eslovenia. Es un vino aromático, a pétalos de rosa, cerezas, arándanos rojos, frambuesas, menta, anís, perfume, pimienta blanca.  En boca hay taninos, pero sedosos, muy expresivo.