Montalcino (mon tal CHEE no) es la segunda zona vinícola más importante después de Chianti Classico.

Una comunidad aislada de la parte cosmopolita de la Toscana con una villa medieval aferrada a una colina rocosa en la provincia de Siena.

Es un municipio dentro del Valle de Orcia (Val d’Orcia) el cuál es un Patrimonio Mundial de la UNESCO. En carro está una hora al sur de Chianti Classico.

En términos de calidad, Montalcino es la estrella de la Toscana. Esta región es más cálida que Chianti Classico y como resultado sus vinos son de mucho cuerpo y más poderosos.

Los viñedos del Brunello di Montalcino cubre un área modesta de aproximadamente 2,100 hectáreas. Los mejores viñedos están a unos 550 metros sobre el nivel del mar, que son cubiertos por un luminoso sol y están plantados sobre pendientes viendo hacia el sur y sur oeste. La cordillera Monte Amiata al sur este protege los viñedos de repentina lluvia y granizo.

Los vinos siempre han sido 100% Sangiovese. El Sangiovese en estas colinas parecen poseer todo el matiz del aroma y sabor necesario para producir un vino con capas, complejo, y lujoso aún sin la ayuda de otras variedades de uva. Aunque el distrito es pequeño, los vinos no tienen un estilo uniforme, ya que las uvas maduran en diferente manera en distintas zonas.

Existen cuatro apelaciones en Montalcino:

  1. Brunello di Montalcino DOCG
  2. Rosso di Montalcino DOC
  3. Sant’Antimo DOC
  4. Moscadello di Montalcino DOC

En 1980 el Brunello di Montalcino obtuvo el estatus de DOCG – Denominación de Origen Controlada y Garantizada, y fue uno de los primeros vinos italianos en obtener esta designación. Es el vino más raro, de más alto precio y el más longevo. Su variedad es 100% Sangiovese, también conocida como “Brunello” en Montalcino. Por ley un Brunello di Montalcino debe envejecerse más tiempo que otros vinos italianos. Su mínimo de envejecimiento en madera son dos años y mínimo cuatro meses en botella; pero no pueden salir a la venta hasta cinco años después de la vendimia. Para un Brunello di Montalcino Riserva son siempre dos años mínimo envejecido en madera y mínimo seis meses en botella, y se puede vender hasta seis años después de su vendimia. Se puede envejecer en barricas de roble francés pequeñas y/o en barriles de madera de Eslovenia. Un Brunello di Montalcino es elegante y concentrado. Tiene aromas y sabores de frutos negros complejos como moras, cereza negra, frambuesa negra, chocolate, violeta, canela y cuero.

En 1984 el Rosso di Montalcino obtuvo su DOC – Denominación de Origen Controlada. Es considerado el hermano menor del Brunello di Montalcino. Es 100% Sangiovese. El vino es más ligero, frutal, menos complejo y menos costoso, y se puede consumir joven sin ningún problema. Usualmente se elabora con uvas de viñedos más jóvenes, porque las vides más antiguas y las mejores se dejan para producir el Brunello. Por ley debe ser envejecido por lo menos un año en barricas de madera.

El vino Moscadello di Montalcino obtuvo su DOC – Denominación de Origen Controlada en 1984. Es un vino blanco producido de uva Moscato o Muscat, en tres estilos: tranquilo, espumante y Late Harvest (cosecha tardía para postre).

Los vinos Sant’Animo fueron DOC – Denominación de Origen Controlada desde 1996. Aquí entran todos los vinos que no son Brunello, Rosso ni Moscadello di Montalcino. Su nombre se debe por una abadía construida por Carlomagno en el siglo IX. Se producen con todas las variedades de uva autorizadas en la Toscana, y no usan la tradicional Sangiovese, sino variedades de uva como: Cabernet Sauvignon, Merlot, Pinot Nero (es la Pinot Noir que conocemos), Chardonnay, Sauvignon Blanc y Pinot Grigio.

Entre las comidas ideales se recomienda el steak al estilo italiano para el Brunello y el Rosso di Montalcino, ellos le llaman la bistecca alla Fiorentina, la acidez y salinidad del Sangiovese complementa con la grasa de la carne.