Alsacia es considerada una de las regiones vinícolas más bellas de Francia por su hermoso escenario con villas pintorescas pero también es reconocida por sus exquisitos vinos, en especial los vinos blancos.

El pueblo de Colmar, ubicada en el Haut-Rhin (el Alto-Rin), es considerada la capital del vino en Alsacia. Sus villas son aproximadamente 119 y tienen más de 100 años de edad.

Alsacia es la segunda región francesa más al norte, después de Champagne, es clima fresco pero hay sol y poca lluvia.

Es una región que produce casi solo vinos blancos, un 90% de su producción de total de vinos. Son vinos blancos secos (la mayoría) y aromáticos, de medio a mucho cuerpo, con potencial de envejecimiento.

Una de las bodegas más famosas y que exportan a nuestro mercado es Hospices de Colmar, propiedad de Domaine Viticole de la Ville de Colmar. Cuenta con 3.5 hectáreas de viñedos, con suelos drenados y micro climas que aportan notas delicadas y minerales a sus vinos.

Los vinos provienen de vides antiguas, y estas producen vinos de mucho cuerpo con capacidad de envejecimiento.

A continuación te presento tres vinos de Hospices de Colmar:

RIESLING, la emocionante y la más prestigiosa. Es un vino cítrico, floral, mineral, con estructura, persistente, de medio cuerpo.
PINOT GRIS, la noble y la más amada. Es un vino blanco con aromas ahumados y fruta exótica. De mucho cuerpo.
GEWÜRZTRAMINER, la dramática, es un vino que amas o no. Vino blanco con aromas a miel y de mucho cuerpo.