Este pasado 14 de abril celebramos por primer vez en El Salvador el día del Tannat, una variedad tinta uruguaya que en poco tiempo se ha dado a conocer internacionalmente.

La mayoría de las variedades de uva tienen su origen en Francia, y esta no es la excepción. Tannat se origina en un pueblo al sur oeste de Francia, debajo de Burdeos, llamado Madiran, aquí los vinos son de muchos taninos, color y alta acidez, y es por eso que se mezclan con Cabernet Sauvignon y Cabernet Franc para nivelar la astringencia y acidez.

Esta variedad llega a Uruguay a finales de los 1800 por el francés Pascual Harriague, quien decidió probar suerte en estas tierras haciendo vino. Fue todo un éxito, ya que hoy en día Tannat es un patrimonio nacional, Uruguay en 1994 es reconocido como país del Tannat y en el 2014 el vino uruguayo fue declarado bebida nacional.

El Tannat uruguayo es bastante distinto al francés. Los vinos presentan en sus características frutales la ciruela negra, cereza negra y moras con notas de fruta madura. Los taninos son más pulidos y suaves, aún más cuando estos son envejecidos en barrica de roble aportando notas a chocolate oscuro, ahumado, vainilla y especias dulces.

Por sus altos taninos el Tannat es ideal con comidas de alta proteína y altos niveles de grasa para suavizarlos, tal como carnes rojas, salchichas, cordero, pato, y estofados. Si somos amantes de los postres acompañaría muy bien aquellos de chocolate amargo, mermelada de moras y quesos añejos.

Lo que tienen en común el Tannat francés con el uruguayo es su color profundo oscuro y que es el tinto más saludable de todos por sus altos niveles de antioxidantes como el famoso reservatrol.

La celebración del día del Tannat en Uruguay comenzó en el 2016. Fue el INAVI – Instituto Nacional de Vitivinicultura quien estableció la fecha, fue un 14 de abril de 1819 que nació el famoso Pascual Harriague a quién se le debe el legado del Tannat en Uruguay.

Yo celebré con un Tannat Single Vineyard 2018 de Bodegas Garzón, de un color bien oscuro manchando intensamente la copa, frutos negros hacia mermelada y en boca muy presentes sus taninos sedosos y acidez notoria equilibrada.

Esperando con ansias que el consumo de esta variedad crezca en el país así como la incorporación de más bodegas para seguir aprendiendo del mundo del vino.