Un decantador es un recipiente amplio donde se traspasa el vino para que respire y se obtengan de una mejor forma sus aromas.

Los decantadores pueden ser de cristal o de vidrio, hay de muchas formas y diseños, que inclusive esta amplia variedad permite que sea decoración en las mesas.

No todos los vinos están hechos para ser decantados. Un vino blanco aromático de cuerpo ligero como un Sauvignon Blanc al ser decantado y tener contacto con el oxígeno perdería su perfil aromático y cuerpo ligero que son sus características principales.

La mayoría de vinos que se decantan son los vinos tintos. Es el estilo que más fuerza tienen en aromas y sabores. Pero tenemos que saber qué tintos y cuánto tiempo dejarlo respirar.

Los vinos tintos que han sido envejecidos en barricas de madera se recomiendan decantar por tres razones.

Una, si el vino tiene sedimentos (residuos sólidos naturales que se desarrollaron en la botella) el decantador nos servirá para decantar los restos sólidos del vino y poder servir un vino limpio.

TIP: al traspasar el vino de la botella al decantador, recuerda dejar un poco de vino en la botella para no llevarte los sedimentos de encuentro. Y luego cuando sirvas el vino decantado a las copas deja siempre un poco de vino por si han quedado sedimentos al fondo del decantador.

Dos, decantar el vino nos permitirá bajar la intensidad del alcohol. A veces cuando destapamos una botella e inmediatamente servimos en una copa y la degustamos lo primero que percibimos es el alcohol y se siente ofensivo, la decantación nos ayudará a percibir más los aromas del vino en vez del alcohol.

Tres, si el vino ha sido envejecido en barricas de madera probablemente tendrá aromas terciarios, esos aromas que la madera agrega al vino, hablamos de aromas no frutales como chocolate, vainilla, cedro, ahumado, espresso, etc. Al decantar el vino estos aromas se abrirán más pronto por el contacto con el oxígeno y se nos serán más fácil identificarlos en nariz.

El tiempo para decantar el vino depende de la cosecha de este. Si el vino es joven el tiempo ideal sería entre 45 minutos y 1 hora. Si tu vino es de una vendimia bien antigua probablemente no necesitarás decantarlo por mucho tiempo, bastarán unos minutos y servirá más para limpiar el vino de los sedimentos.

Preferiblemente que tu decantador sea de cristal sino de un vidrio poco grueso. Y recuerda limpiarlo bien para no dejar residuos del vino y no contamine el siguiente vino a decantar.