Hoy más que nunca estando en casa tenemos la oportunidad de poder decantar aquellos vinos que normalmente no lo hacemos cuando los pedimos en un restaurante por la falta de tiempo en nuestras comidas.

Mientras se acerca la hora de la cena podemos dejar el vino decantando, y aprovechar ese tiempo para arreglar la mesa y comenzar a cocinar. Cuando nos sentemos a comer, el vino ya estará listo para complementar nuestra comida.

Son los vinos tintos envejecidos en barrica los ideales a decantar para que respiren. El vino ha estado encerrado en una barrica de madera por meses y posteriormente se envejece también en botella por otro período de tiempo, ocasionando que el vino sea más concentrado en aromas y sabores.

Tal vez te ha pasado que cuando abres un vino de estos, te lo sirves en copa de inmediato y al degustarlo lo percibes bastante fuerte, y puede que no nos guste, esto sucede porque no hemos dejado que se abra el vino completamente.

La decantación funciona para bajarles el alcohol, la fuerza de lo amargo y suavizarlo, y para servir un vino limpio sin sedimentos que se generan por el tiempo (los sedimentos es algo natural y no son dañinos, estos se desprenden en la botella, a veces lo confundimos como basura y asumimos que está malo). Entonces ese vino con sedimentos lo traspasas al decantador dejando en el fondo de la botella los sedimentos obteniendo un vino limpio.

Cuando uses tu decantador siempre enjuágalo antes de usarlo. Si vas a degustar un poco de vino, solo es necesario decantar la cantidad de vino que te vas a tomar. Si te sobra vino en el decantador colócalo de nuevo en la botella y lo sellas bien para degustarlo otro día.

Si no tienes decantador lo que puedes hacer es servirlo en las copas donde los vas a degustar para dejar respirar el vino.

El tiempo ideal para decantar depende del tipo de vino tinto. Si es un vino tinto de cosecha reciente es mínimo cuarenta y cinco minutos, pero para aquellos con sus años ya encima lo recomendable es menos de media hora.

Puedes complementar tu lectura en mi otro articulo Decantar o no Decantar