La pregunta que siempre me hacen en clase o una cata de vinos es: «Cuál es el mejor vino» a lo que contesto: «Es el que a ti te guste». Todos tenemos gustos diferentes por lo que siempre nuestra respuesta ante a los demás sobre el mejor vino va a variar.

Pero hace un par de semanas me encontré con un artículo de una de mis escritoras favoritas, Karen Macneil, que se titula «What Makes Wine Great?«, ¿qué hace que un buen vino sea excelente?, es la pregunta que nos llegamos a hacer en algún momento todos los amantes del vino que hemos degustado muchos vinos a través del tiempo.

Debemos tener claro que un «buen vino» no es lo mismo que un «excelente vino». Y un excelente vino nunca obtendrá su categoría excelente solo porque nos gusta. Regresamos a lo que les contaba al principio, el que me guste un vino es subjetivo.

Para definir que un vino es excelente Karen ha concluido nueve atributos que ese vino debe tener. Se los detallo a continuación:

  1. Distintivo. Tiene un factor característico que lo hace diferente a los demás.
  2. Balance. Todos sus componentes mayoritarios se encuentran en equilibrio, ninguno sobresale, existe una armonía entre ellos. Nos referimos a la acidez, el alcohol, la fruta y los taninos.
  3. Precisión. Sus sabores son precisos, directos, bien definidos y expresivos.
  4. Complejidad. Los vinos complejos tienen mucho que contarnos con sus multifacéticos aromas y sabores. A través del tiempo siempre tendrá algo nuevo y diferente que expresar el vino.
  5. Longitud. Se dice que entre más largo persista en nuestro paladar, de mejor calidad es.
  6. Coreografía. Cuando degustas un excelente vino percibirás diferentes «olas» de sabores y texturas en el paladar.
  7. Conectividad. Es la conexión del vino y del lugar de donde proviene, su «terroir»
  8. Más que fruta. Los vinos excelentes van más allá de la fruta, sobresalen otros sabores y aromas no frutales como el espresso, el ahumado, cuero, especies, hojas secas, entre otras. Estas notas hacen ver al vino como un vino intelectual.
  9. Tiene la habilidad para crear una respuesta emocional. No solo es intelectual, como menciona el punto anterior. sino que al mismo tiempo te hace sentir, el vino excelente tiene la conexión racional y emocional.

A estos nueve atributos hay que sumarle uno más: las uvas. Recuerda que la materia prima de un vino son las uvas, y si estás son de alta y excelente calidad van a producir un vino excelente y de alta calidad.

Como dijo el gran Robert Mondavi:

«Puedes hacer vino malo de uvas buenas, pero no puedes hacer un excelente vino de uvas malas»