Estos días en casa tal vez te has quedado viendo de repente tus botellas de vino y te preguntas si la abres o no, ya que solo quieres servirte una o dos copas, y desistes de la idea de abrirla porque piensas que el vino que quede en la botella ya no servirá mañana.

Estar en casa nos permite poder aprender un poco sobre todo, y aprender de vinos también se puede, y para eso vas a tener que abrir una o varias botellas para comenzar a aprender y practicar.

Te cuento que el vino ya abierto te puede durar más de un día. Pero podrás haber escuchado que el oxígeno es enemigo del vino, y es completamente cierto, así como la luz y el calor.

Cuando abres una botella de vino el líquido comienza a tener contacto con el oxígeno al mismo tiempo que el vino está soltando todos sus aromas. Entre más contacto tenga el vino con el oxígeno poco a poco irá perdiendo esas características y se llega a convertir en vinagre pasando los días.

Que esto no te detenga de tomar tu vino favorito o inscribirte a algún curso en línea sobre vinos, lo que tenemos que buscar es preservar ese vino abierto lo más que se pueda, es decir, tratar de protegerlo de tener mucho contacto con el oxígeno.

A continuación te detallo algunos consejos:

  1. Cada vez que te sirvas el vino en tu copa, cierra la botella con el corcho, de esta manera evitarás que entre oxígeno al vino dentro de la botella.
  2. La botella de vino a medias la debes guardar en posición vertical y bien sellada con el corcho.
  3. Debes guardar la botella en la refrigeradora. El frío desacelera el proceso químico que sufre el vino incluyendo la oxidación. El tiempo máximo que se te mantendrá fresco en la refrigeradora son cinco días.
  4. Es probable que tengas en casa algún sistema de preservación, por ejemplo un «Vacuum Pump», este accesorio que le colocas un tapón a la botella y le sacas el aire lo más que se pueda, permite re-sellar herméticamente el vino, y probablemente te dure fresco hasta dos semanas. Siempre guardarlo en la refrigeradora en posición vertical.
  5. Todo lo anterior funciona para los vinos tintos, blancos y rosados; con corcho y con tapa rosca. Para los espumantes no podemos volver a ponerle el corcho porque este se infla al destapar la botella. Lo que tenemos que hacer es buscar un tapón para espumantes, este tapón permite mantener las burbujas y la presión que estas generan. Puede mantener el espumante por lo menos tres días fresco. Siempre guardas la botella en posición vertical dentro de la refrigeradora.

Si te acompaña gente en casa abrir esa botella de vino es excusa para compartir con ellos y disfrutar, y no te preocupas por el vino que sobre.

Recuerda que la mejor botella de vino es aquella que se comparte con familia y amigos.