Cuando decidamos comprar vino hay que preguntarnos si es para consumo diario o si es para una ocasión especial, esto nos ayudará a establecer un presupuesto.

En vinos para consumo diario te recomiendo que escojas vinos amigables, bajos en alcohol y de acidez equilibrada. Busca los que tengan entre 10% y 13% de alcohol. Podrías decidirte por variedades de uva refrescantes como un Sauvignon Blanc o un Pinot Grigio, un rosado de Anjou, y en vinos tintos un Pinot Noir o un Merlot con poco o nada de madera.

Si es un vino para una ocasión especial, como una cena formal el viernes por la noche o un almuerzo de fin de semana, te recomiendo vinos ensamblajes o más complejos en cuerpo y aromas. En blancos te puedes animar con un Chardonnay o un Viognier, en rosados un Provence, en tintos la famosa mezcla Bordeaux (Merlot con Cabernet Sauvignon) o un Malbec de Mendoza.

Con respecto al presupuesto puedes encontrar excelentes vinos de consumo diario entre $8 y $15; y para tus ocasiones especiales podrías subirte a un rango entre $20 y $35. Para los vinos de ocasión especial busca etiquetas que no estén en supermercados, adquiere el vino de una tienda especializada y pregunta por sus etiquetas exclusivas.

La compra del vino desde casa la podemos hacer desde una aplicación de servicio a domicilio o llamando a una tienda especializada. Independientemente de tu canal de compra busca su catálogo en línea o que te lo compartan por correo electrónico.

Probablemente veas demasiadas opciones y te frustres en tu selección, llama a la tienda especializada y pide asesoría personalizada. Establece una conversación con tu asesor de vinos, descríbele cómo te gustan los vinos: si hay un país, región y variedad de uva de preferencia; cuéntale si el vino que buscas es para acompañar una comida en especial o para una ocasión bien importante como la celebración del fin de la pandemia, y sobre todo no te olvides de decirle tu presupuesto.

Si tienes una foto del vino que te gusta es importante la compartas, nos sirve mucho a nosotros como asesores de vino para conocer más tus gustos y poder recomendarte el vino ideal.

No te intimides y debes tener mente abierta para atreverte a experimentar nuevas regiones, variedades de uva e incluso bodegas o marcas.

Mi último consejo es que no tengas miedo a equivocarte. No siempre nos sale bien a la primera como todo en la vida, lo mismo pasa con los vinos, puede que el vino que compramos o nos sugirieron no nos guste, te recomiendo darle una segunda e inclusive hasta una tercera oportunidad. Y anota por qué no te gustó, cómo lo degustaste: ambientación, comida, incluso tu estado de ánimo. Todos esos factores influyen en tu experiencia.

Recuerda que los vinos son para compartirlos entre amigos y familia, no solo coleccionamos corchos sino también momentos.