Para servir tu vino favorito no se necesita ser un experto en el tema, sino que se trata de práctica, entre más degustes, irás perfeccionando el servicio del vino. Estos son mis cinco consejos para servir la copa de vino perfecta:

1- Sostener la botella de vino de forma segura, sobretodo cuando la botella está bastante fría, y si esta está mojada te recomiendo secarla sutilmente.

2- Comienza a servir el vino delicadamente y despacio, no queremos salpicar el mantel, sobretodo si es color blanco, tampoco es bien visto gotas de vino bajando fuera de la copa.

3- No choques la boquilla ni el cuello de la botella con el borde de la copa, le hará “click” y se quebrará lo que hará que desperdicies ese vino que acabas de servir.

4- Deja de servir vino hasta cuando comience a ser más ancha la copa, dejamos suficiente espacio para que el vino haga contacto con el oxígeno para despertar su perfil aromático y también tenemos espacio para “menear” el vino sin que salga fuera de la copa.

5- Mientras terminas de servir comienza a girar la botella para que el último vino regrese a la botella sin dejar caer gotas fuera de la copa- y sino puedes usar un corta gotas que se coloca en el cuello de la botella para que ahí caigan las últimas gotas.

Ahora busca una excusa para seguir practicando.