La noche de un martes para la mayoría es llegar a casa y descansar porque el inicio de semana puede ser bastante pesado, sin embargo, el martes de esta semana para ocho personas fue diferente. Ya que su martes por la noche fue estudiar vinos italianos, envidiable no?

Normalmente este grupo ha tenido por más de doce semanas clases de vinos los días miércoles pero por diferentes razones la clase tuvo que ser martes. Puede ser chocante para algunos cambiar de repente a lo que estás acostumbrado.

Esta era la primera clase de un curso corto de vinos italianos que imparto, en el cual vemos espumantes del norte y la región de Toscana. Veníamos aplazando la fecha de inicio por otras razones hasta que se nos dio el día, y creo que valió la pena la espera.

Para ponernos al día decidí juntar la clase uno y la clase cuatro que normalmente doy por separado. Aprendimos de los distintos espumantes que se producen en el norte de Italia: en Franciacorta los de método tradizionale (tradicional), en Prosecco los de método en tanque, y los famosos Moscato d’Asti.

Degustamos tres espumantes de Franciacorta, dos blancos mezclas Chardonnay con Pinot Nero (es la misma Pinot Noir que conocemos) que se diferenciaban por el número de meses que estuvo cada uno reposando con sus lías (las levaduras muertas que hacen la magia de las burbujas). El de 18 meses fue descrito con mucha acidez y fruta cítrica, mientras que el de 24 meses más cremoso y refinado. El tercero fue un rosado producido con más Pinot Nero que Chardonnay y adicional vino tinto. Este no fue de mucho agrado para todos, creo que exigía ser acompañado con comida para sentirle su gracia, porque por sí solo era muy tosco para ser un espumante.

La clase normalmente terminaría aquí pero como les contaba incluí otra clase, la de los ensamblajes (blends), hablamos sobre los famosos vinos Super Toscanos y la fama que adquirieron sin ser una categoría legal. Degustamos dos tintos blends de la Toscana, los dos elaborados con cuatro variedades de uva y del mismo año, uno compuesto de Sangiovese / Merlot / Cabernet Sauvignon / Syrah; el segundo, compuesto de Merlot / Cabernet Sauvignon / Cabernet Franc / Petit Verdot. Sorprendió mucho el segundo a todos, y fue considerado el favorito.

Pero la noche no termina ahí. En esta clase los vinos hicieron magia con nosotros, nos hizo hacer un “blend” de momentos y compartir historias. Hablamos del servicio que recibimos en los restaurantes y cómo ha evolucionado el consumo del vino. Esto lo hicimos con un dos vinos más, le dimos la oportunidad a dos vinos jóvenes siempre Toscanos, un blanco 100% Pinot Grigio y el segundo un tinto blend Cabernet Sauvignon con Sangiovese.

Si no hubiera sido martes y tener que ir a trabajar la mañana siguiente creo que ese día no hubiese tenido final. La pasamos alegre, y lo más importante fue que la compartimos tiempo, historias, y risas.

Es importante en estos días de tanto ajetreo dedicarnos tiempo, pero sobre todo darle de tu tiempo a los demás, descansar no significa no hacer nada y excluirse del mundo, descansar es realizar una actividad diferente y qué mejor hacerlo compartiendo una botella de vino con aquellos que tienen la misma pasión por el vino que tú.

Por más clases así! Salute!