Ya les he contado un poco sobre la historia del vino rosado, este fue el primer estilo de vino que se hizo, ya que cuando se comenzaba a hacer vino se mezclaban tanto las uvas rojas con uvas blancas, y si te recuerdas en la clase de arte en la escuela nos enseñaron que al combinar pintura rojo con blanco obtenemos el rosado!

Pasaron los años y lograron separar las pieles de las uvas para hacer vino blanco, y dejar menos tiempo las pieles de las uvas rojas con el jugo para hacer vino rosado.

En los 1980 nació el famoso White Zinfandel – zinfandel es una uva roja – en Estados Unidos, un vino rosado dulce, favorito por nuestros padres y era típico verlo en la refrigeradora listo para tomar. Sin embargo, este tipo de vino no era bien visto por los sommeliers, coleccionistas ni amantes de un buen vino; era catalogado como un vino de bajo costo e inclusive no lo consideraban como vino, por esas razones en restaurantes de alto perfil no los incluían en sus cartas de vinos.

Llegan los años 2000 hasta el día de hoy y se hace notar la influencia europea como un estilo de vida. Los vinos del Sur de Francia llegan a ser notados por los americanos y el resto del nuevo mundo, aceptado por ser un estilo distinto al que estábamos acostumbrados, vinos rosados secos pero al mismo tiempo refrescantes.

Son ahora los artistas y gente de alto poder económico los que incluyen en su estilo de vida el vino rosé más que todo de la región de Provence, al sur de Francia. Los rosados de Provence son deliciosos por las uvas que mezclan siendo las más comunes la Grenache, Syrah, y Cinsault.

Uno de los primeros vinos rosados que los americanos eligieron en ciudades como los Hamptons y Miami como el vino acorde a su estilo de vida, es el Whispering Angel Côtes de Provence Rosé de Château d’Esclans.

Luego vemos que actores que invierten en viñedos y producen sus vinos rosado, aquí les dejo un par de recomendaciones:

En mi reciente viaje a Sonoma en Mayo 2108 me atreví a degustar dos vinos rosados muy diferentes el uno del otro, pero refrescantes, que te invitan a pedir una segunda botella, estos son:

Para los amantes de la lectura hay dos libros que les recomiendo “Drink Pink a Celebration of Rosé” de Victoria James y “Rosé Wine: The Guide to Drinking Pink” por Jennifer Simonetti-Bryan.

#RoséAllDay

Cheers!