Estamos terminando la primera semana de diciembre, y es muy probable que este mismo fin de semana tengamos ya calendarizados varios compromisos con amigos y/o familiares. Y ni se diga cuando lleguemos a la tercera semana del mes, previo a la Navidad, esa semana nos convertiremos probablemente en pavos, porque pasaremos de evento en evento con deliciosa comida y por supuesto ricos vinos.

Si tú eres quien está organizando varias reuniones navideñas es importante tomar ciertas consideraciones que te permitan ser más eficiente con tu presupuesto pero lo más importante debe ser crearle inolvidable experiencias a tus invitados.

La primera pregunta que nos hacemos es: ¿cuánto vino debo comprar para una fiesta? Recuerda que una botella de vino sacas entre cinco y seis copas. Y lo responsable sería calcular tres copas de consumo por invitado. Esto te da un estimado de cuántas botellas de vino deberías tener para tu evento. Si puedes comprar un par de botellas adicionales mucho mejor así tienes a la mano botellas de vino si la fiesta va por buen camino.

Siempre les he aconsejado que es un buenísimo detalle recibir a tus invitados con una copa de espumante o un vino blanco. En mi casa yo los recibiría con Champagne, hay opciones no tan caros que encuentras entre $60, pero si son muchas personas podemos bajar de presupuesto e invertir en una Cava, y sus burbujas son delicadas y elegantes como las del Champagne. Como vinos blancos de bienvenida te recomiendo un Pinot Gris (Francia) o un Pinot Grigio (Italiano o Californiano), son ideales porque son considerados como el punto medio de acidez y dulzor con fruta blanca madura.

Para la hora de la comida se pueden tener tanto opción de vino blanco y tinto independientemente de lo que vamos a comer. Opciones ideales son los Pinot Noir de Oregon, o un Shiraz de Australia. En blancos podemos continuar con un Pinot Gris de California o Alsacia, o también optar por un Chardonnay de California con poca madera.

No hay que complicarse con la cristalería, para los vinos tintos busca copas de tallo más alto y más abierta la copa; mientras que para los vinos blancos, una más pequeña; aunque puedes servir los dos vinos en un mismo tamaño de copa y no hay ningún problema. Los espumantes en una copa flauta para que fluyan las burbujas constantemente, pero hoy se está sirviendo el espumante en copa de vino para poder experimentar los detalles de los aromas y sabores de este.

Se puede incluir un vino para el postre, debe ser de la misma intensidad del dulzor que el postre. Recomiendo un Moscato, con notas cítricas dulces como la naranja, los ideales son los de Australia.

Si eres tú el invitado puedes seguir el consejo que mi mamá me dió desde que comencé a asistir a reuniones sociales: “Hija, nunca hay que llegar con las manos vacías” Un excelente detalle con el anfitrión es obsequiarle una botella de vino, no necesariamente de alto precio, puedes encontrar muy buenos vinos entre $12 y $25, puedes encontrar botellas que el vidrio sea pesado, dando una imagen de mayor elegancia. Yo le agregaría un accesorio como un descorchador. También puedes escribirle una pequeña nota sobre el vino que le estás regalando, y para eso quedo a tus órdenes para guiarte.

Liv