El objetivo del corcho es el de conservar el vino y permite que evolucione en la botella. Físicamente es poroso, elástico, impermeabale, resistente y longevo. Gracias a su porosidad el vino se impregna en el corcho protegiéndolo de oxidarse.

El corcho proviene de la corteza de un árbol que se llama alcornoque. Se encuentra en la costa del Mediterráneo, su madera es durísima y la mayor producción de corchos se lleva a cabo en Portugal y España.

Si tu botella de vino lleva un corcho natural hay que mantenerla de forma horizontal para que el corcho se impregne de vino. Si al destapar el vino ves que el corcho está manchado de vino, te indica que esa botella fue guardada de la forma correcta. Lo ideal es que la mancha no supere 1/3 del corcho.

Puedes encontrar botellas con corchos sintéticos. Estos no dañan ni aportan sabores o aromas al vino. Sigue siendo un tipo de sello para que no se oxide el vino. Lo genial de estos corchos es que no se quiebran, es mucho más fácil usar el sacacorcho, y te permite mantener la botella de vino de forma vertical.

También podemos encontrar las tapas de rosca o screw-caps, estos son metálicos para los que no se necesita sacacorchos. Cierran herméticamente, y las botellas de vino se pueden colocar de forma vertical. El que tu vino lleve un screw-cap no necesariamente es de baja calidad o que su precio será accesible. Te quiero contar que este sello lo escoge el productor del vino para crear un estilo que cuando tu degustes el vino lo encuentres bien fresco, con su viva acidez como imaginándote recién salido del tanque de acero inoxidable. Además, te permite sellar fácilmente el vino una vez abierto, no te costará sellarlo como intentar colocar de nuevo el corcho. Si ya lo has intentado, sabes de lo que te estoy hablando, es bien difícil volver a colocar el corcho como venía.

No podría definirte cuál es mejor de los tres, sin embargo, así como hay un vino para cada ocasión, lo es con los corchos.

Para los vinos jóvenes, los que tiene poco o nada de envejecimiento en barricas de madera, los puedes encuentras con corchos sintéticos o screw-cap. Pero los hay también con corcho natural.

Para los vinos reservas y de alta gama preferirás que tengan corcho natural para que cumpla su función de conservar tu vino de colección por mucho tiempo más en botella. Y por supuesto complemente tu experiencia romántica del vino y los corchos naturales. Los identificas cuando en la parte superior de la cápsula (el papelito que protege la parte superior de la botella de vino) ves dos agujeros pequeños, los cuales permiten que el vino evolucione correctamente en botella.

Depende del estilo de vino, así el tipo de corcho.

Recuerda no juzgar un vino por su tapa. Santé!