Todos alguna vez hemos dicho al comenzar a tomar vino que no consumimos vinos del viejo mundo porque son complicados, no entendemos a primera vista que nos dice la etiqueta y mucho menos no sabemos hablar francés.

Si en cierto punto tenemos razón que son un poco complicados porque cuentan con reglas y regulaciones, que no hacen tan sencillo identificar en la etiqueta qué variedad de uva estamos tomando.

Los vinos del viejo mundo son los que provienen de los países o regiones donde inició todo sobre la elaboración del vino. Regiones como Francia, Italia, España, Portugal, Grecia, Alemania e inclusive Turquía. Ellos han hecho vino por cientos de años. De ahí que caen la categoría de viejos.

Podríamos describir de forma macro estos vinos, sin embargo, siempre habrán excepciones a la regla. Estos vinos suelen ser:

  • más ligeros en el paladar
  • con menor presencia de alcohol
  • alta acidez
  • poco sabor a frutas y más hierbas
  • notas terrosas, minerales y florales

Estos vinos tienen altas restricciones y cuentan con muchas guías que seguir en el viñedo como en la bodega.

Aunque no lo crean hay varios consumidores que los prefieren porque cada botella lleva una herencia, historia y tradición. Es un tema romántico para un amante del vino, solo el saber que tu vino se ha elaborado de la misma manera por cientos de años.

Lo complejo inicia en la etiqueta ya que llevan el nombre del lugar donde se ha elaborado el vino y no siempre la variedad de uva. Es decir que en estos países en cada región o departamento hay una variedad de uva específica. La tradición para ellos es bien importante por eso deben seguir las regulaciones estrictas de la región y es prioridad mantener esa calidad.

Por ejemplo en Francia, la región de Bordeaux produce blancos con Sémillon y Sauvignon Blanc, y tintos con Merlot y Cabernet Sauvignon. En la Borgoña produce blancos con Chardonnay y tintos con la Pinot Noir. En el Valle del Ródano produce tintos con la uva Syrah y la Grenache. Mientras que en la famosa Toscana en Italia los tintos llevan Sangiovese, mientras que al norte en el Veneto los blancos con Pinot Grigio. Si nos vamos a España algunos tintos famosos como los de Rioja y Ribera del Duero se elaboran con la uva Tempranillo.

Perdamos el miedo y démosle la oportunidad porque por sus años de experiencia creo que saben hacer muy  bien las cosas.

¡Santé!