Mi primer amor en estos diez años trabajando en vinos son los vinos Catena Zapata. Los primeros vinos degustados: el Malbec. Fue la primera bodega a visitar en mis viajes vinícolas. Su historia y trayecto familiar fue lo que me cautivó paralelo a sus vinos.

En mis últimas vacaciones asistí al Critic’s Choice Grand Tastings del Wine Spectator’s New York Wine Experience 2015 y tuve el placer de conocer a Laura Catena.

Laura, hija del famoso Nicolás Catena, es una mujer muy elegante con una personalidad encantadora. Una mujer a quien admirar por todo lo que ha aportado al Malbec argentino sin dejar de ser una esposa, madre e hija de un hombre que ha influido mucho en el mundo del vino Argentino.

Médica de emergencia de carrera, su admirable pasión por la investigación e historia, la llevó a ser quien ahora dirige Bodegas Catena Zapata elaborando vinos con excelentes puntajes contra los grandes vinos del viejo mundo.

Es una mujer a quien admirar, te demuestra que cuando tienes una pasión debes seguirla, ser paciente y confiar, para obtener al final los mejores resultados. Virtudes esenciales para hacer un vino. Son pocas las mujeres de las que podemos leer en el mundo del vino, pero esas pocas mujeres han dado un giro completo y mejoras en el mundo vinícola.

El vino que presentó Bodegas Catena Zapata en el Critic’s Choice Grand Tastings del Wine Spectator’s New York Wine Experience 2015 fue el Catena Zapata Chardonnay Mendoza Adrianna Vineyard White Stones 2009. Puntaje de 92 por la revista Wine Spectator, es un vino blanco complejo, en el que predominan aromas como la piña y la toronja. En segundo plano unas notas ahumadas. Un Chardonnay refrescante ideal para nuestro paladar tropical.

Laura, fue un placer haberte conocido, para mi la rockstar del vino.