El término “cofradía” lo escuché por primera vez hace unos diez años por mi amigo Roberto Cuadra quien estaba organizando la Cofradía del Vino en su restaurante. La cofradía es la asociación de personas con unos mismos intereses, especialmente si estos son profesionales o altruistas. En efecto los que conformaron esta cofradía lo que tienen en común es el interés por el vino.

Me puse a buscar en internet si existía tal definición de la cofradía del vino o cómo organizar una cofradía y me llamó la atención que las que sobresalen son cofradías en Sur América como Chile y Ecuador, y en España en Rioja.

Aún en nuestro país esta palabra no es tan utilizada, quizá lo más parecido que usamos es un club o grupo de amantes del vino.

En estas cofradía que he participado y he dirigido siempre al inicio nos tomamos el tiempo de hacer la cata del vino: vista, olfato y degustación. Posteriormente se sirve un maridaje acorde a los vinos en análisis y después no se diga, es pura diversión. Que se va a esperar de un grupo de conocidos con el mismo interés, pues disfrutar juntos con vinos!

Esta semana dirigí una cofradía con vinos italianos de la Toscana, un blanco cien por ciento Pinot Grigio, y tres tintos ensamblajes que tenían en común la Sangiovese; se podría decir que los tintos tenían su propia cofradía (me pareció chistoso en mi mente y no pude evitar escribirlo, pues si una cofradía es un grupo compartiendo el mismo interés aquí teníamos tres tintos con una uva en común). Primero hicimos la cata de los vinos y luego nos quedamos a lo italiano plato tras plato, estuvo delicioso, en mi cuenta de Instagram pueden ver las fotos del maridaje.

Fue un grupo pequeño de doce personas, muchos los considero mis amigos pues tengo el placer de conocerlos desde hace diez años que Roberto Cuadra inició las cofradías en su restaurante. Tenía un buen rato de no estar junto a ellos, ese día terminé con una gran sonrisa de verlos a la mayoría siempre reunidos alrededor de buena comida y deliciosos vinos.

Gente así necesitamos cada vez más que por puro placer y amor al vino promueven esta exquisita cultura en nuestro país.

Cheers!