Viernes en la noche con una botella de Moët & Chandon Impérial fría en el refrigerador lista para tomar y con mucho entusiasmo por el Champagne después de ver el documental “Un año en Champagne” en Netflix, me propongo a buscar distintos cócteles con Champagne que no sea la mimosa que comúnmente disfrutamos en un brunch.

Entre mis apuntes sobre el documental que les comento menciona que la región de Champagne en la época de las guerras napoleónicas y la Primera Guerra Mundial sufrió mucho por no verse protegida por montañas, y fue testigo de estos acontecimientos ya que muchas trincheras se establecieron muy cerca a la frontera de Champagne.

Y buscando más datos históricos encuentro el clásico cóctel French 75 (Francés 75) o como los franceses le llaman “Soixante Quinze” en español significa setenta y cinco, que se origina después de la Primera Guerra Mundial. La combinación de los licores de este cóctel representan la poderosa arma 75mm.

Hay dos versiones de la receta. La base es con Champagne y un poco de jugo fresco de limón. El licor adicional es el debate. Según el famoso libro The Savoy Cocktail Book de Harry Craddock editado en 1930 se elabora con ginebra, mientras que en el libro The Fine Art of Mixing Drinks de David Embury editado en 1948 la receta utiliza cognac.

Salgo por limones y con mi Hennessy Cognac VS en casa me aventuro a hacer la versión de David Embury. Tal como su nombre es un cóctel potente como un 75mm.

Es considerado un cóctel vintage ideal para celebrar al estilo The Great Gatsby.

Celebra la vida, mantén siempre una botella de Champagne en el refrigerador, siempre encontrarás razones para celebrar.