Les comparto mis excusas para aprender y tomar vino:

  • Si nos damos cuenta hoy en día en todos los eventos sociales hay vino, se convierte en una experiencia social, permite conversar y se convierte en la excusa perfecta para romper el hielo. Es una bebida para compartir.
  • El vino en general es complejo y extenso, el aprender de él y practicar (la parte más divertida) ayuda a encontrar el vino que más te guste y eso permite tener mayor confianza al comprar un vino.
  • Hay muchos aromas y sabores en nuestra vida diaria, quizá los más comunes, pero en el vino tienes la oportunidad de aprender a identificar aromas y sabores más complejos.
  • A medida vamos creciendo la capacidad de aprender cosas nuevas puede ser un reto. El vino es algo que uno puede aprender casualmente y de forma divertida entre amigos, y ahí te vas dando cuenta que a medida vas conociendo más sobre vinos menos complejo es.
  • Es un tema perfecto para conocer personas y compartir un interés en común. Lo fantástico es que todos los que conozcas se conectan por una sola pasión, el vino.
  • Si eres de los que te gusta cocinar, aprender de vinos te complementa tu experiencia gastronómica, ya que vas conociendo diferentes tipos de vinos e identificas sus características más importantes con qué comidas maridar.
  • Simplemente para impresionar. Ya sea a alguien especial, tus amigos, tu familia o quedar bien en las reuniones de negocios. Saber qué vino escoger y hablar de temas específicos como regiones, variedades de uva o estilos de vino te complementan tu currículo cultural.
  • Es un estilo de vida. Lo mejor de todo es que siempre hay un vino para cada ocasión, presupuesto y etapa de la vida. Es el perfecto acompañante para los buenos y no tan buenos momentos de nuestra vida.

Me encantaría saber la tuya 🙂

Cheers!!