La palabra vino siempre la hemos asociado a la bebida alcohólica producida con uvas. Sin embargo, hay quienes llaman vino a todo aquello que se elabora con frutas, inclusive he escuchado a algunos llamar vino al jugo de uva sin alcohol.

Todo vino lleva alcohol porque se produce a través de una fermentación alcohólica, y la materia prima que se usa son las uvas, estas no son las mismas que consumimos, es una especie que se llama “vitis vinifera” las cuales se dan en zonas específicas para producir vino, y necesitan de otros factores climáticos, suelos específicos, etc que hablaremos en otra ocasión para no entrar en cuestiones técnicas esta vez.

Hice mi investigación sobre la definición de Vino y todos coinciden en que es “jugo fermentado de uvas”, por lo tanto, aquellas bebidas alcohólicas que se producen de otras frutas como manzanas, peras, frambuesas, etc. no les podríamos llamar vino. En mi caso, les llamo jugos de frutas fermentadas. Algunos tienen un nombre específico, por ejemplo, la sidra es jugo fermentado de manzanas. En su mayoría, estas bebidas son más dulces que los vinos, y se deben consumir pronto.

La razón por la cual las uvas son la materia prima única para producir vino, es porque por naturaleza es la fruta que por sí sola puede alcanzar un alto nivel de azúcar en su etapa de maduración, lo que permite que el proceso de fermentación sea más fácil. Si te pones a pensar en el resto de frutas, la mayoría de estas cuando llegan a su punto máximo de maduración pueden no alcanzar tanto dulzor, e inclusive algunas comienzan a podrirse antes de comenzar la fermentación.

Algunos los llaman “vinos de fruta”. En Estados Unidos toda bebida alcohólica producida con fruta se le llama vino, mientras que en los países de la Unión Europea sólo se reconoce como vino al jugo fermentado de uvas. Cuando se elabora con otras frutas deben colocar el nombre de la fruta en la etiqueta para aclarar la materia prima utilizada.

Otra de las razones del porqué se llama vino a lo que se produce con uvas, es porque pocas frutas como las uvas, tienen cantidades balanceadas de azúcar (lo mencioné arriba), de acidez, de taninos, de nutrientes como las levaduras y de agua, la cual es producida naturalmente; y todo esto en conjunto dan como resultado un vino estable y agradable al degustarlo. Si una de estos ingredientes llega a faltar o no es el esperado, deben corregirlo y se le deben agregar para hacerlo agradable, esto no pasa siempre con las uvas para hacer vino.

En fin, podemos seguir y seguir con las opiniones sobre este tema, ya que hay muchas, porque hoy en día se están produciendo muchas bebidas artesanalmente que les llaman vino y realmente son jugos fermentados de frutas. Cada quién es libre de llamarlas cómo quieran, pero para mí el vino únicamente será el jugo fermentado de uvas.

¡Salud!