En mi última cata de Champagne de este año incluí en el menú un Cognac acompañando el postre, a un mousse de chocolate. Al prinicipio no sabía en qué servirlo porque no contaba con la típica copa de cognac que tradicionalmente lo sirves, pero me sirvió muy bien una copa de cristal de vino tinto.

Otro tip que me sirvió mucho fue servirlo a temperatura fría sin hielo, la combinación del frío y el mousse fue una explosión en boca, y lo más importante el alto grado de alcohol del cognac no ofendió a nadie.

Entonces muchos nos preguntamos en qué categoría colocamos al Cognac si este está elaborado de uvas. Será un aperitivo, un digestivo, para acompañar postres o una comida completa, o simplemente como un ingrediente de un coctel.

Por definición, el Cognac es un tipo de brandy, que se produce de vino destilado y luego lo envejecen en barrica de madera. Para poder llamarse Cognac debe cumplir ciertos requisitos y obviamente elaborarse solo con uvas de la región de Cognac en Francia.

El cognac puede acompañar comidas por sus muchos componentes aromáticos. Entre más tiempo ha estado añejado más notas a frutas y nueces tendrá. Por ejemplo, el que dice VS (Very Special) se envejece dos años, el VSOP (Very Special Old Pale) por lo menos unos cuatro años, el XO (Extra Old) unos diez años. Acompañaría muy bien quesos fuertes, ostras, caviar, champiñones, carnes grasas e inclusive chocolate.

Lo puedes degustar sólo con o sin hielo, como le dicen a las rocas, servido en una copa tipo balón; si no hay, en una de vino tinto es válida, el espacio de la copa permite que evolucionen sus aromas como en un vino.

También es la base para algunos cocteles, elaborarlos con frutas cítricas y hierbas hacen que resalte el Cognac. Mi cóctel favorito es el Cognac con Ginger Ale con mucho hielo, muy sencillo de preparar y de bajo costo por sus mixers.

Recuerda que maridar con Cognac no es complicado, porque es un ensamblaje, y eso lo convierte como una opción versátil para las comidas como lo es el Champagne.

Liv