Y finalmente ha llegado una de las fechas más importantes del año, Navidad.

Creo que no hay excepciones y todos nos volvemos locos con el menú de la cena de la Nochebuena.

Queremos poner en la mesa de todo: pavo con salsa criolla, arroz capeado con espárragos, puré de camote, ensalada con frutas y quesos, y el postre. Bueno en resumen ese es el menú que tendré en mi casa esta noche.

Tantos sabores y texturas que se nos complica un poco decidir qué vinos acompañar con la comida. Pero como vengo diciéndoles desde hace ratos, no hay que complicarnos, el objetivo de esta cena especial es compartir con la familia y amigos, por lo que hay que buscar esos vinos que nos ayuden a complementar esa alegría.

Lo que sí no debe faltar en este día son las Burbujas. ¡Mis favoritas! Si vas a recibir muchos invitados esta noche recomiendo buscar un espumante elegante de precio accesible, hay muchas Cavas (España) de muy buen precio e inclusive un par de espumantes franceses que no son Champagne. Si es el caso contrario, una familia pequeña, podrías aprovechar una muy buena botella de Champagne u otro espumante de alta gama que merece ser servido en esta fecha.

Pasamos a las boquitas, mientras terminamos de preparar la cena o montar la mesa. Se puede continuar con las burbujas, sino abrimos un vino blanco ligero con mucha fruta. Recomiendo un Albariño (de España), un Pinot Grigio (de Italia) o inclusive un Chardonnay joven sin paso por barrica (uno de California). Servir un vino rosado es buena opción también.

Llega la hora de partir el pavo, todos en mesa listos para cenar. Mi recomendación es tener las dos opciones, vino blanco y vino tinto. Podemos continuar con el vino blanco que teníamos previo a la cena, y de vinos tintos un Pinot Noir de Estados Unidos o de la Borgoña. Otras opciones muy buenas son: Champagne Brut, un italiano de la Valpolicella o el famoso Tempranillo de España.

Por supuesto que podemos continuar con los postres y vinos. Los acompañamos con un vino de postre, un espumante Demi Sec o directo a los licores digestivos como una crema irlandesa o cognac. Yo serviré con el postre un vino de postre blanco que me regalaron en una de las bodegas que visité este año en Italia.

Hay que recordar que los espumantes, vinos blancos y rosados deben estar fríos a la hora de servirlos. Lo ideal ponernos al medio día en la refrigeradora. A la hora de servir hay que sacarlos unos 10 minutos antes para no servirlos helados. En el caso de los tintos, basta ponerlos en el freezer por unos 10-15 minutos antes de servir. Si es un vino que necesitamos decantar, hay que enfriarlo antes y pasarlo al decantador media hora antes de comer.

Si tienes alguna inquietud adicional no dudes en contactarme por mis redes sociales, que con mucho gusto estaré atenta a tus mensajes. Me gustaría también conocer cómo será tu cena Navideña.

No olvidemos que la razón prinicipal de esta noche es el nacimiento del Niño Jesús en nuestro hogar, familia y corazones. Que el Niño Dios les traiga muchas bendiciones a ustedes y su familia. Qué mejor excusa para abrir esa botella de Champagne para brindar Su venida. ¡Feliz Navidad!