Esta semana tuve que impartir dos capacitaciones sobre conocimientos básicos sobre el vino, y hay un dilema que todos se preguntan: me lo tomo frío o a temperatura ambiente. Siempre les contesto con un “depende”.

Cuando nos referimos a temperatura ambiente no es la temperatura actual de nuestro país, sino que es a la temperatura de la región donde se ha producido el vino. Estamos hablando de temperaturas que oscilan entre 15 y 18 grados.

Comparando nuestra temperatura actual, es frío.

Todos los vinos blancos, vinos rosados y espumantes o Champagnes se sirven más frío que los vinos tintos.

Un espumante o Champagne es el que debe servirse más frío, entre 6 y 8 grados, esto ayuda a que las burbujas permanezcan en copa.

Los vinos blancos jóvenes y los vinos rosados los servimos entre 8 y 10 grados. Si tenemos un vino blanco reserva, es decir, que ha pasado unos meses en barricas se debe servir entre 10 y 12 grados.

La temperatura de los vinos tintos comienza desde los 10 y 12 grados hasta los 16 y 18. Todo depende del tipo de uva que vamos a tomar. Los vinos Pinot Noir se sirven más fríos que los demás tintos, entre 10 y 12 grados. Un Merlot joven o con pocos meses en barrica entre 12 y 14 grados. Los tintos Malbec, Carmenere, Syrah entre 14 y 16. Y el tinto más potente, Cabernet Sauvignon, entre 16 y 18 grados.

Hoy en día podemos encontrar termómetros para medir la temperatura de la botella de vino, es como un cinturón que redondea la botella y te muestra la temperatura a la que está el vino.

Si no se tiene un termómetro te recomiendo lo siguiente. Si lo que vas a tomar es un vino blanco o espumante coloca la botella en el freezer por lo menos en una media hora, si es un vino tinto déjalo en el freezer por unos 15 minutos.

Luego busca una cubeta o una champagnera coloca la botella de vino a servir, agrega poco hielo y agua bien helada hasta casi cubrir la botella de vino.

Con el vino blanco o espumante espera por lo menos una media hora más y con el vino tinto unos 15 minutos más.

Cuando hayas servido el vino en las copas, recuerda siempre agarrar la copa del tallo, ya que cuando tomas la copa desde la base donde está el vino lo calientas con tu mano. Esto solo es recomendable cuando sientas que el vino está demasiado frío y deseas subirle temperatura.

Mientras disfrutas de tu vino, si es vino blanco o espumante puedes mantener la botella en la cubeta con hielo, el vino tinto déjalo fuera de la cubeta porque si lo dejas enfriando bajará demasiado su temperatura que no no disfrutarás sus aromas o sabores por estar muy frío.

También existen accesorios para mantener fría la botella mientras disfrutas sin tenerla dentro de la champagnera. Te recomiendo el famoso Wine Chiller Corkcicle, simula un pedazo de hielo templado largo que cae dentro de la botella de vino y tiene contacto con el vino para mantenerlo frío, el Corkcicle debes mantenerlo en tu freezer para que se mantenga congelado y así mantener frío el vino. Lo interesante de este accesorio es que su tapa simula un corcho y trae incluido un dispensador donde sale el vino de la botella. Te simula que tu botella sigue con su corcho y sirves el vino sin quitar el corcho.

Por último, es recomendable tengas uvas , rojas y verdes, congeladas para que cuando sientas que tu vino no está lo suficiente frío le pones a tu vino en copa 1 o 2 uvas para bajarle la temperatura, pero nunca ponerle hielo, porque cuando el hielo de deshace tendrás agua en contacto con tu vino, lo cual afectará los sabores de tu vino especial.