El viernes más negro del año, el famoso “Black Friday“, día en el que el comercio completo se vuelve loco con promociones. En todas las categorías, incluyendo los vinos.

Para tomar ventaja de esas excelentes promociones que saldrán en ese día les quiero compartir un par de consejos que pueden ser útiles para que compren el vino (o vinos) correcto en el momento correcto, claro con descuento.

Primero ese día no entres en pánico. Para algunos puede ser estresante ser bombardeado con tanta promoción que no sabes por donde comenzar a comprar. Respira profundo y con calma visualiza todas las oportunidades.

Antes de salir, si es posible un día antes, podría ser útil hacer un listado de lo que queremos e investigar esos vinos que siempre hemos estado interesados y no nos atrevemos a comprar; o incluso llamar al establecimiento para asesoría y llegar preparados y seguros.

Es importante establecerse un presupuesto y tratar de mantenerse dentro de él. Tendremos muchas tentaciones, pero seguir lo proyectado a gastar puede hacer que invirtamos con éxito.

Llevar un acompañante puede ser ventajoso, él o ella puede ayudarnos a buscar con más eficiencia. Por andar solos podemos llegar tarde a la sección donde estaba nuestro vino favorito.

Puede ser una buena oportunidad para hacer las compras de obsequios de Navidad, pues viendo esos descuentos quién no se puede resistir. Además de comprar los vinos que te gusten, puedes comprar ese vino para esa o esas personas que hacen tu vida más especial.

Si tienes una pequeña cava en casa o una refrigeradora de vinos, visualiza qué vinos siempre has querido tener ahí como colección, porque con los grandes descuentos puedes aprovechar de comprar esos vinos de guarda que no podemos consentirnos siempre.

Además de comprar vinos de guarda puedes aprovechar por el bajo precio comprar tu vino de diario, te ahorrarás un par de dólares ese día, más si aprovechas comprar para lo que resta del año.

Por último, traten de divertirse. Esta es la oportunidad de comprar ese vino raro que no has querido darle la oportunidad durante el año, porque no te convence a primera impresión. Anímate, que esta vez lo estarás comprando a un precio más cómodo y si no te llega a gustar no dolerá mucho lo que gastaste. Es más, hay que verlo como una inversión, por la experiencia de saber si te gusta o no.

Antes de despedirme, no olviden de comprar por lo menos dos buenas botellas de Champagne sólo por que sí!

Liv