Es increíble cómo pasa el tiempo de rápido, bueno así sentimos, realmente el tiempo es el mismo, pero nosotros quizá estamos en muchas cosas más que sentimos que el tiempo no nos alcanza y cada vez terminamos los días más cansados. Y cuando llegamos a darnos cuenta ya estamos planeando la celebración de fin de año.

A diferencia de la cena de Navidad que es más familiar y seria, la celebración de recibir el año nuevo es más fiesta. Pensamos más en la bebida que en la comida. Y por lo tanto lo que no debe faltar es el Champagne para el brindis a media noche y las 12 uvas.

Para esa noche sugiero tener dos tipos de espumantes. Primero, el Champagne, esa botella especial para cerrar un año y recibir uno nuevo con elegancia, botellas que comienzan desde los $50 y mi recomendación es buscar el estilo “Brut” es decir, que es menos dulce. Segundo, tener espumantes de precio más accesible para preparar un par de cócteles y continuar la fiesta. Hay muy buenos espumantes chilenos y argentinos, pero también las Cavas o el famoso Prosecco son ideales para la coctelería. Aquí recomiendo buscar el estilo “Demi Sec” o el “Extra Dry” que son más dulces.

Las copas son importantes. Busquemos las copas tipo flauta, las delgadas altas, son ideales para servir el espumante porque permite que la burbuja fluya constantemente. Recuerda agarrar estas copas del tallo para no calentar la bebida. Si no quieres invertir en copas de vidrio, hoy en día en las tiendas especializadas para fiestas puedes encontrar copas de plástico ideales para estos eventos, así evitas la lavada al siguiente día.

¿Qué mezclar con las burbujas? Puede ser cualquier jugo de frutas como cranberry, naranja, melocotón, etc. Algún licor de frambuesa, licor de naranja o un amargo.

Entre los cocteles más famosos están las Mimosas, es Champagne con jugo de naranja. El otro es el Bellini, jugo de melocotón con Prosecco. Para los amantes de frambuesas está el Raspberry Royale, es Champagne con licor de frambuesa. Por último, el Clásico Cóctel de Champagne, en el fondo de la copa agrega una cucharada de azúcar, amargo de angostura y llena la copa con Champagne.

¿La medida? Depende qué más quieres disfrutar, en mi casi, me gusta ir mitad y mitad, lleno la mitad de la copa de jugo y la otra mitad de Champagne.

Recuerda enfriar tu Champagne, ya que la mejor experiencia será tomarlo bien frío.

Un abrazo,

Liv