Alsacia, una región vinícola que iba y venía entre Alemania y Francia, hasta que quedó bajo territorio francés. Sus villas son al estilo de la Edad Media y geográficamente se separa de Alemania por el río Rhine y lo protege a lo largo las montañas Vosges.

Los vinos  son fáciles de identificar a primera vista porque la botella tiene forma de flauta, largas de cuello y estilizadas.

El 90% de su producción en vinos son exclusivamente blancos, varietales sin paso por madera; y sólo producen un vino tinto: Pinot Noir.

Las uvas blancas nobles de mayor producción son: Riesling (la uva más fina), Gewürztraminer (la uva con impresión dulce), Pinot Gris (añeja muy bien a través del tiempo) y Muscat (aromas y sabores a uva).

Producen un vino ensamblaje con dos o más variedades, este lo llaman “Edelzwicker” en alemán, en español es “Mezcla Noble” y se puede encontrar también bajo el nombre de “Gentil“.

Famosos sus vinos de cosecha tardía, como el término lo dice se cosechan tarde para que genere más azúcares, y así producir vinos con mayor dulzor. Si dejan que los infecte la podredumbre noble se convierte en un vino dulce y de mayor calidad.

No se quedan atrás en los vinos espumantes, aquí se llaman Crémant, y usan el mismo método que se utiliza para hacer el Champagne: el método tradicional (segunda fermentación en botella para generar las burbujas y son más finas y constantes en copa), solo que como es fuera de la región de Champagne no le pueden llamar Champagne. Aquí se incorpora la Pinot Noir para el rosé.

Mi recomendación son los vinos de Hospices de Colmar en sus cuatro variedades: Riesling, Gewürztraminer, Pinot Gris y Gentil (una mezcla de las tres variedades de uva).

Y por último, sabían que la famosa ave de la Cigüeña es la ave nacional de Alsacia? Dicen que al ver una te da suerte en fertilidad.

¡Siempre hay excusas para una copa de vino!

Liv