Sin pensarlo calendarizamos una cata de vinos el propio día de Acción de Gracias, me di cuenta de esto un día antes del evento, porque una amiga me invitó a cenar a su casa para Thanksgiving, y cuando vi mi calendario reaccioné que tenía que trabajar.

Les diré que la fecha festiva no impidió que asistieran treinta personas. Nuestros clientes fueron en parejas, entre amigos, e inclusive en familia.

El menú de esa noche estaba centrado en el Malbec y tres cortes de carne: puyazo, lomo de aguja y entraña. No les puedo explicar en palabras lo espectacular estuvo el maridaje con cada vino.

Para el primer Malbec, prácticamente joven con menos de seis meses envejecido en barrica de madera se acompañó el puyazo con chorizo y chimichurri. El menú típico argentino.

Con el segundo Malbec, con doce meses envejecido en madera, con una característica muy distinto al resto de Malbec’s argentinos, este vino es elaborado al estilo francés, más seco, la ciruela no es la principal sino las notas a especias aportadas por la barrica francesa. Por su mucho cuerpo se acompañó con el lomo de aguja con una salsa de queso manchego y puré al romero.

El último Malbec, de mucho cuerpo por sus doce meses envejecido en barrica, se diferenciaba de los dos primeros ya que es un blend (ensamblaje) de Malbec de tres viñedos distintos. Su acompañamiento fue la entraña con empanadas una de queso y otra de carne, las típicas mendocinas.

Para finalizar la noche no podía faltar el postre, un helado de vainilla con dulce de leche.

Agradezco a todos los que nos acompañaron, eran muchas caras conocidas que han estado en casi todos los eventos que he dirigido durante el año, se han convertido en una comunidad de amantes del vino, quienes han regado la voz con sus amigos y familiares. Fue un placer pasar con ellos una noche de Acción de Gracias alrededor de mi vino favorito, el Malbec. Y el favorito de muchos de ellos!

Liv